Vanilla #slowlife: por qué me interesa el concepto #slowlife

vanilla slowlife

Vanilla #slowlife: qué es y por qué me interesa el #slowlife

La rutina de cada día puede ser preciosa cuando decidimos y aprendemos a seguirla con ilusión. De eso hablamos en Vanilla #slowlife. De saber parar y saborear un presente efímero al que no solemos dedicarle demasiado tiempo. Significa ser conscientes y saber disfrutar de cada acción, momento y persona.

En primer lugar, te vamos a contar cómo se originó el movimiento slow. Es algo relativamente moderno, ya que fue en los años 80 cuando se habló de él por primera vez, concretamente en Italia. El periodista Carlo Petrini lo desató tras descubrir un McDonald’s en la Plaza de España de Roma, hecho que, bajo su punto de vista, manchaba la riqueza gastronómica del país. Su campaña en contra fue la mecha que promovió el movimiento slow food y que, poco a poco, se fue extendiendo a los distintos ámbitos de la vida. Slow living.

Resulta curioso que una cadena estadounidense de comida rápida haya sido la detonante del movimiento slow = lento, ¿no? El caso es que aunque la palabra #slowlife nos pueda hacer pensar que tiene algo que ver con trabajar poco, ser vago o un concepto aburrido, nada tiene que ver con esto. Esta filosofía nos viene a decir que aprendamos a vivir de otra manera, lejos de la prisa que envuelve nuestro día a día. No se trata de dejarlo todo y vivir sin ataduras, sino más bien de ajustar los aspectos básicos de nuestra vida, sonreír y disfrutarla plena y conscientemente.

Slowlife: cómo aplicarlo a mi día a día

Es más fácil de lo que crees y quizás ya lo llevas haciendo desde hace tiempo.

Lo fundamental es saber escoger en qué vas a invertir tu tiempo. Y una vez lo hayas decidido, hacerlo con cariño, calma y disfrutando del proceso; independientemente de que el acto como tal sea tomarse un café o terminar la entrega de un proyecto. Por eso, este movimiento aboga por volver a lo natural, a lo sencillo, al minimalismo; para poder apreciar los detalles con mayor intensidad y no perder el tiempo en superficialidades.

Levántate antes si siempre vas con prisas, respira, aliméntate siendo plénamente consciente de lo que comes, disfruta de los procesos que te llevan a conseguir metas, desconecta, organiza tus tareas, aprende a decir que no y ríete.

Bajo nuestro punto de vista, cada uno tiene su propia versión de filosofía slowlife. No todos tenemos los mismos valores u otorgamos la misma importancia a las cosas. Lo único que tendremos en común es que huiremos de las prisas y nos sentiremos mucho más felices y plenos por dentro.

Vanilla #slowlife: los pilares

En Vanilla sabemos que una buena organización es fundamental para tener la mente despejada de tareas pendientes. Solo así podemos disfrutar sin la latente preocupación de que tenemos algo que hacer. Sin embargo, creemos que un entorno agradable y sentirse bien con una misma, son ingredientes igual de importantes. Para nosotros la filosofía slowlife se basa en el hygge, disfrutar de los detalles, la planificación y el minimalismo.

Por eso quisimos ampliar nuestros productos y que todos y cada uno de ellos os aportaran luz, serenidad, calma y mucho slowlife a vuestros días. Algunos están más centrados en el orden y la organización de escritorio y otros son complementos deco & life, perfectos para encontrar el equilibrio y haceros sentir en armonía con vuestro entorno.

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *