Cafeterías con toque Vanilla por Madrid

desayunos con toque Vanilla

Cafeterías con toque Vanilla por Madrid

El desayuno es la comida más (importante) inspiradora del día. Vale, suena raro. Pero es real. Me encanta pedirme un café eterno, con mucha espuma. Unas tostadas con tomate y aguacate y crearme mi pedacito de cielo cada mañana.

Es el momento en el que las ideas fluyen más fácilmente y cuando más productiva me siento. Por eso quiero compartir con vosotras las cafeterías con toque Vanilla que hay por Madrid, y a las que suele recurrir cuando estamos a dos días de entregar el pedido a la imprenta y necesito que los días duren 48 horas.

Las mejores cafeterías con toque Vanilla

La Rue

Realmente es una crepería. Pero no cualquier crepería. Es mi preferida. La conocí hace 5 años, cuando todavía tenían un local mucho más pequeño. No sé si es por la decoración o por lo realmente buena que está tooooda la carta, pero tiene algo especial. Ir allí a tomarse un café y pecar con cualquiera de sus crepes es un vicio que todos deberíamos permitirnos de vez cuando. Tienen dos locales, pero solo he ido al que está en Calle Colón 14.

Lolina Vintage

Muuuy vintage. Es posible que lo veas desde fuera y pienses: “mmm… mejor no”. Pero sí! De verdad que sí! Lo que he probado y os puedo recomendar es la tarta de zanahoria, que está de muerte. Y ojo! Yo no soy nada de tartas de zanahoria. Pero esta me conquistó. Además, en pleno centro, porque la puedes encontrar paseando por Malasaña.

Federal Café

El típico sitio que todo el mundo te recomienda ir, porque tienen una carta increíble. Y tú piensas: “seguro que no es para tanto, exagerados”. Pero luego, ingenua de ti, llegas y te tiras 15 minutos debatiendo internamente qué tipo de huevo te gusta más. Todo tiene buenísima pinta y, además, lo ponen todo tan mono en el plato que te quedas sin ángulos para fotografiarlo. Si sois de dulce, el brownie está muy, muy, muuuy bueno.

Raw Coco

La opción más instagrameable. Porque pedir uno de sus bowls es como sentirte Aretha la Galleta desayunando en Bali. Y además es que están muy ricos y gran parte de los productos de su carta son ecológicos. Me encanta lo luminoso que es el local, porque te da ganas de comerte el mundo y cumplir propósitos nada más salir. Es buena opción para merendar si eres de las que prefiere remolonear toda la mañana en la cama.

Panotheca Retiro

Frente al Retiro y con las mejores tostadas que he probado. Tomate, aguacate y pan de semillas que parece que acaba de salir del horno del pueblo. El sitio es muy pequeño. De hecho, a la hora del desayuno cuesta sentarse, pero merece la pena, de verdad. Y el café, también. A mí me sabe diferente a otros que he probado.

La Piscine

La cafetería-coworking por excelencia. Junto a la plaza de Alonso Martínez, en esta cafetería francesa encontrarás unos crrruasansss de muerte! Pero lo mejor es que pagas 4€ por 1h de trabajo y puedes beber y comer tooodo lo que quieras (he dicho ya que los croissants están de muerte?). Me encanta ir cuando necesito sacar algo sin falta y no valen las excusas. Además organizan cosas muy chulas, podéis ver la programación en su Facebook 🙂

Escribidnos si habéis probado estás cafeterías con toque Vanilla o si tenéis recomendaciones que podamos probar. Podéis anotarlas en vuestras agendas para no olvidaros de ir!

Un besazo y hasta la semana que viene!!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *